¡Ay, para que yo aprendiera a creer en vuestra veracidad, tendríais antes que romper en pedazos vuestra voluntad veneradora!

Friedrich Nietzche, “Así hablo Zaratustra”