Cuando os alzáis por encima de encomios y de censuras, y vuestra voluntad quiere dar órdenes a todas las cosa, como la voluntad de quien ama, entonces asistís al origen de vuestra virtud

Friedrich Nietzche, “Así hablo Zaratustra”