El Estado de la seguridad personal, el último recambio para el renqueante Estado social, no tiene fama de tener inclinaciones particularmente favorables a la democracia; cuando menos no tan intensas ni devotas como las del Estado social que pretende reemplazar.

Zygmunt Bauman, Miedo Líquido