el vértigo que uno puede sentir luego de subir y subir tantas escaleras y ver de pronto el vacio y hacia el horizonte Quito es incomparable