Fácilmente aceptamos la realidad, acaso porque intuímos que nada es real

José Luís Borges, “El Inmortal”