IA, como nos va con eso?

y si pudieran realmente pensar?

La semana pasada en Jeopardy!, el juego de respuestas y preguntas se presentó watson, la supercomputadora creada por IBM capaz de realizar deducciones a increibles velocidades, de almacenar una cantidad gigantesca de información, de ocupar mucho espacio, ya que necesita de refrigeradores y 2880 cpu conectados entre sí con cerca de 15 Terabytes de RAM.

Como muchos deben saber Watson ganó el concurso contra los dos mejores competidores de la historia, sin embargo aún falta mucho por delante, un buen ejemplo es la falla que tiene al ubicar Toronto en Estados Unidos, sin embargo este avance abre muchas puertas no solo tecnológicas, también filosóficas, sociales, económicas. (pueden ver lo que IBM está planeando hacer con la tecnología desarrolada)

Sin embargo quiero compartir lo que hace menos de una semana estuve conversando con mi novia; ella está en contra de todo lo que pueda representar IA, robots, máquinas que infieren, todo ello la aterra, lo ve como una antesala al apocalipsis, sin embargo para mi es todo lo contrario, no solo es la huella de un avance, es una oda a nuestra evolución, no solo somos capaces, como especie, de crear artefactos, estamos creando inteligencia, las maquinas que como humanos estamos creando cada vez son más hábiles, caminan mejor, imitan, perciben el entorno, sin embargo no son más que equipos capaces de deducir el comportamiento en base a parámetros pre-establecidos, es decir, la máquina ya tiene configurado como comportarse en función de cierto estímulo.

Ahora bien, lo que nos diferencia a los humanos de las otras especies es que nosotros no solo interpretamos los estímulos; somos capaces de interpretar tales interpretaciones, sé que suena redundante pero no lo es, esa capacidad de metainterpretar es lo que nos define como seres conscientes y tal vez ese sea el grial que como especie queremos alcanzar al crear estos artefactos, hacerlos tan inteligentes como nosotros, darles la habilidad de metainterpretar los estímulos.

Algo que debemos considerar es que en nuestro egocentrismo y vanidad nos creemos algo superior, incluso en comparación a las otras especies, tan superiores que no debemos llamarnos animales, pero debemos recordar que fue la evolución la que nos permitio separar el pulgar de nuestras manos, erguirnos o incluso desarrollar un lenguage tan sofisticado que debió haber forzado a la evolución de nuestro cerebro, pero en el fondo no somos más que animales y como cualquier animal estamos condicionados - programados - a responder de distintas formas a distintos estímulos, así que desde mi punto de vista no somos más que avanzadas y espectaculares máquinas diseñadas e implementadas por algo y de alguna forma aún inconcebible por nosotros, pero aunque no lleguemos a la sofisticación de ese algo, estoy seguro que llegaremos a crear inteligencia, no como la nuestra pero derivada de la nuestra, nuestra creación podrá metainterpretar su entorno.