La mediocridad es quiza más interesante que una estéril aristocracia que ha perdido la voluntad del poder. Quizás la “divina vulgaridad” puede eregirse en deidad y sentarse, como Jesús el Carpintero, en el trono del Imperio

Friederich Nietzche