el problema con el consumismo actual es la paradoja que tiene: nos propone anular nuestra identidad con la promesa de que uniformándonos con los artículos ofrecidos tendremos una identidad única