¡Los dioses han muerto, y ahora queremos que viva el superhombre! Sea éste alguna vez, llegado el gran mediodía, nuestra voluntad postrera

Friedrich Nietzche, “Así hablo Zaratustra”