¿Murió Dios por Su propia mano, repugnado de sus propios adoradores que volcaban todos sus problemas en su seno, por ser demasiado cobardes e ignorantes para solucionarlos solos?

Dios, el orgulloso estoico, se mató para conserva el respeto por sí mismo…

Friederich Nietzche