Si no hubiera contradicción entra la libertad y la necesidad, no sólo la filosofía, sino toda aspiración espiritual más elevada, declinaría y perecería

Schelling