Sobre la democracia

Y porque no puede haber verdad

Platón dirá que el discurso veraz - parrhesía - a partir del momento en que a través y en la forma de la filosofía se lo haga valer como fundamento de la politeia, no podrá sino eliminar y proscribir la democracia … Hay que considerar que la ciudad es como un barco, una nave, con un piloto, que es un buen hombre voluntarioso pero un poco ciego (…); ese piloto, es desde luego, el pueblo. Y a su alrededor hay una tripulación a la que sólo le interesa una cosa: apoderarse del timón y maniobrarlo en su beneficio(…). La tripulación, para alcanzar su objetivo, adula al piloto, se apodera del timón y lo gobierna, claro está, no en función de una ciencia cualquiera del pilotaje, ni del mar o del cielo, sino de su propio interés. La democracia no puede recurrir al discurso veraz - parrhesía.

Michel Foucault