Poseer es una responsabilidad, y las cosas son una carga

Esa podría ser la frase que resume una película personal, sencilla y honesta, con diálogos concisos y con un premisa que aunque bastante graciosa y con momentos cómicos plantea una interesante incógnita:

Cuánto de lo que tienes es realmente necesario?

Y no solo es la incógnita lo que hace que está película valga la pena ser vista, es ese mensaje que muchas veces lo repetimos y estoy seguro muchas veces lo ignoramos, el consumismo no está agobiando.

Alejándonos del planteamiento y del  drama expuesto en la película, vale la pena prestar atención a la fotografía, a los colores usados y los enfoques que se realizan en cada situación.

No es una película para cualquiera, porque cualquiera diría que "es aburrida" pero me gusta pensar que no cualquiera aprecia una buena película. Y para finalizar, me gustaría repetir lo que la Abuela dice:

tu vida no está hecha de cosas