Como muchos otros reviews lo mencionan, lo primero que se podría pensar al ver esta película es en Leon: The Professional y eso es por distintos elementos entre ellos:

  • El romance/atracción entre los personajes y la incomodidad que puede producir ese hecho considerando las edades de los personajes. En el caso de You were never really here se suaviza un poco al inicio mostrando emociones mas cercanas a la paternidad, por parte de Joe, pero que a medida que se desarrolla la historia se va moviendo a un romance entre sus protagonistas.
  • El aislamiento de Joe que a momentos lo muestra como una persona no muy inteligente y que al igual que León, son solo máscaras que les permiten mantenerse alejados del mundo. En el caso de León está claro desde el inicio que su educación es básica, contrario a Joe que tiene experiencia militar y podemos asumir que su nivel educativo es superior por ese motivo. Pero eso no resta a la inteligencia que cada uno posee y que son visibles en cada instante que deben actuar rápido y eficiente.
  • La fuerza y resilencia de Nina frente a una situación igual de traumática que la que Mathilda sufre y que la lleva a insertarse en la historia de León, con una pequeña diferencia: Mathilda vive en un ambiente marginado, en una hogar disfuncional y su dolor es el de la pérdida de su hermano, mientras Nina está inserta en un mundo contrario y es su inocencia la que es arrebatada.
  • La violencia es una pieza fundamental de la película y es el recurso constante de estos antiheroes. La diferencia rádica en el estilo que cada uno usa para ejercer esa violencia, León es sigiloso pero hace uso de armas de fuego cuando las necesita y no teme hacer ruido, mientras Joe se mantiene furtivo en sus movimientos pero mantiene su lado excesivamente visceral que es motivado, o estimulado, por su trauma.

Pero hasta aquí llegan las comparaciones entre estas dos películas. You were never really here se destaca, a mi parecer, por una fotografía excepcional, un uso de la luz y la conjugación de estos elementos a silencios, que pueden ser muy largos, no solo de los personajes o entre ellos, sino de toda la escena involucrada para entregar al espectador elementos claves con los cuales pueda elaborar lo que no está dicho.

Es una película que involucra al espectador y a momentos lo deja solo en un mundo violento y a la vez excesivamente frágil mientras Joe y Nina tratan de lidiar con sus demonios.